Algo tiene el otoño..

Algo tiene el otoño

Ese cambio en los colores, en la temperatura cuando te despiertas en la mañana. Ese picorcito fresco en la piel que hace tiempo no sentías.

La llegada del otoño despide la locura intensa del verano y trae con él un cierto apaciguamiento, un aviso de la calma que está por venir conforme los días se hacen más cortos y las noches más largas.

Para los que nos gusta la introspección, es la temporada ideal: la luz es más tenue, más sutil; el frío que recién llega nos invita a que pasemos más tiempo leyendo, escribiendo o dibujando. Ya no hay tantas actividades sociales y eso nos da la libertad de dedicar más tiempo a lo que realmente nos gusta.

Si ponemos atención, conforme la naturaleza se relaja, algo dentro de nosotros también lo hace.

Y estos colores nos recuerdan que al igual que ella, nosotros también brillamos cuando nos damos permiso de hacerlo.